Enamorada del repollo y quiero contagiarte

Mar 21, 2024 | 0 Comentarios

Carta de amor

Querido repollo:

antes que nada, te pido disculpas. Por todos los años que te menosprecié, por haberte relegado a la ensalada como único destino, por haber tardado tanto tiempo en darme cuenta el gran abanico de posibilidades que tenías para ofrecerme y la cantidad de sabores con los que podía combinarte.

Por todo eso hoy hago mi misión contagiarle al mundo la cantidad de opciones que tenemos para transformarte en la cocina en deliciosos platos, acompañamientos, aderezos. Te dedico este artículo con mis mejores recetas y seguiré en esta cruzada por convencer a las personas de lo genial que sos.

Besos!

Martu.

Hablemos de posibilidades infinitas

Repollo o col. La familia de las crucíferas nos brinda diversos vegetales: repollo blanco o violeta, col berza, akusay (el típico del kimchi), repollitos de Bruselas, brócoli, coliflor, kale y seguro me faltan.

Hoy me quiero ocupar de los repollos compactos, pesaditos y más grandes. Pero muchas de las ideas y técnicas que les ofrezco hoy sirven, a  veces con pequeños ajustes, para todos.

El repollo en ensalada es un sí rotundo. La clave? Cortarlo bien finito, cuchillo afilado y paciencia. Cambia toda la experiencia sensorial. Te lo aseguro. Si lo preferís menos crocante, una vez cortado agregale sal y chorrito de vinagre. Lo mezclás bien y en unos minutos empieza a ablandarse.

Otra variante del repollo crudo es el chucrut. Definitamente un alimento mejorado. Fermentar el repollo lo convierte en otra experiencia. Y una vez listo podemos incoporarlo a platos, ensaladas, sandwiches, aderezos. Es magia. Hacemos 2 versiones espectaculares en mi taller de VEGETALES FERMENTADOS. Además, podés ver este video en IG donde hacemos un chucrut en vivo.

Salteado. Es un golazo. Y además suma mucho volumen a salteados donde podés mezclarlo con otros vegetales. Y si consumís, alguna carne. Para woks tipo chop suey queda espectacular. Acá la clave, igual que para las ensaladas, es cortarlo finito.

Braseado, un hermosura. Esta cocción podés hacerla al horno o en olla. Cortado fino, combinado con cebollas, alguna materia grasa. Manteca o ghee le queda delicioso. Un poquito de vino blanco o tinto, algo de agua y una cocción bien lenta, para lograr una especie de mermelada salada. Una belleza. Para acompañar alguna carne o sumar a un buen plato de legumbres, saltear unos cubos de tofu y combinarlo. Una delicia. Esta misma preparación con un poco más de líquido y una buena dosis de yogurt o crema + limón, a la licuadora y tenés una sopita de la ostia!

Sopas. No lo dudes. Agregalo a cualquier sopa de verduras, o convertilo en protagonista agregano una buena cantidad combinado con papa y cebolla. Y si te animás alguna manzana o pera. Todo procesado, una sopa crema deliciosa.

Al horno. Lejos, la mejor manera de cocinar el repollo. Formas varias, en bifes gruesos, que pueden ir grillados primero. En trozos, solo combinado con algún buen mix de sabores, o combinado con otras verduras como cebollas o zanahorias y manzanas. Una magia inexplicable.

Cambiá la masa por hojas de repollo. Sí! Aprovechás las hojas más grandes y enteras para blanquearlas y usarlas en lasagnas o para envolver rellenos y gratinar. Los clásicos niños envueltos (que nombre horrible!!!) versión veggie 😉

Sabores y combinaciones posibles

Y esto sí aplica para casi todo el grupo de coles. Son muy versátiles y nos permiten llevarlos para diferentes lugares según con qué los combinemos:

Especias. Depende para donde quieras llevarlo, se lleva súper bien con especias como curry, cúrcuma, ralladura de cítricos. O más terrosas como el comino, coriandro, canela. Ajo, jengibre y soja son un gran trío que acompaña muy bien.

Combinado con crocante…semillas tostadas, maní y otros frutos secos.

Ama el agridulce. Va genial con cítricos o frutas de semilla como manzana, peras o membrillos.

Lácteos. Quesos suaves y cremosos como la ricota. Yogurt. Ama la manteca o el ghee. Y queda genial con quesos ácidos como el feta.

Las hierbas como el perejil, el cilantro y el eneldo lo acompañan fantásticamente.

Ahora sí, te dejo recetas para aprovechar

DÚO DE REPOLLO ASADO CON SALSA DE MANÍ

Cortar en gajos medio repollo blanco y medio violeta. Agrear 4 dientes de ajo con piel para que se ablanden. Colocar en una placa y condimentar con: 4cdas de miel o azúcar o algún arrope, jugo de 1/2 limón o 4-5cdas de algún vinagre, 1cda de merken o ají molido y aceite de oliva con ganas. Mandar a  horno medio 30-40 minutos hasta que esté tierno.

Mientras preparar la salsa: 4cdas de pasta de maní + jugo de medio limón y 1cdta de ralladura + los ajos asados hechos puré + más picante si te gusta + 1/2tz de agua para aligerar la salsa + sal y pimienta (podés también sumar yogurt a la salsa que queda genial). Otra opción es reemplazar la pasta de maní por pasta de sésamo.

Servir el repollo y salsear. Terminar con perejil y maní picado y tostado.

REPOLLO ASADO CON POROTOS Y ESPINACAS

Cortar un repollo chico en octavos. Dorarlo en sartén y terminar la cocción en el horno hasta que quede tierno.

Para la salsa licuar: 1/4tz de pasta de sésamo o maní (o cualquier fruto seco) + 2 dientes de ajo +1/3tz de agua + jugo de medio limón + sal y pimienta

Para el puré de porotos y espinacas colocar en la licuadora o procesadora: 1 lata de porotos blancos (pueden ser garbanzos también) + 1 atado de espinacas crudas (podés usar 150g de congeladas) + jugo de 1 limón + sal y pimienta + 1/4tz oliva. Procesar o licuar sin que quede todo cremoso, sino algo rústico, con trozos de legumbres.

Servir el puré, encima el repollo asado y por encima la salsa de sésamo.

REPOLLO ASADO Y RELLENO

Cortar un repollo al medio por el cabito. Colocar ambas mitades (o una sola) boca abajo (o sea, la parte plana contra la fuente). Realiza un corte a lo largo en el lomo del repollo, sin llegar hasta abajo, pero casi. Hacer lo mismo en el otro sentido, pero más cortes, logrando cubos de repollo.

En estos tajos, condimentar con sal, pimienta y oliva. Acá podés sumar especias: curry, pimentón, comino, lo que te guste. Llevar a horno medio hasta que esté tierno. Serán aproximadamente 40 minutos. Podés taparlo en esta etapa. Retirar y colocar en los tajos el relleno: 1 cebolla picada mezlcada con queso rallado semiduro (algún queso que derrita, tipo Pat

AKUSAY ORIENTAL

Cortar un akusay o repollo chino al medio. Salpimentar y masajear apenas para que ablande un poco. Cuando ya vemos que comienza a transpirar, lo mandamos al horno medio 15-20 minutos para que ablande. Podemos hacer esto también en sartén tapada, a fuego bajo.

Mientras tanto mezclar 1/2tz de salsa de soja + 1cda generosa de miel + 2 dientes de ajo picado + 1cda jengibre rallado. Podés sumar picante si te gusta. Volcar sobre el akusay y volver al horno 10 minutos más.

Retirar y espolvorear con maní picado y tostado y un poco de cilantro o perejil.

 

 

BIFES DE REPOLLO CROCANTES

Cortar un repollo en rodajas o bifes de 2-3cm de espesor. Colocarlos sobre una placa. Preparar una vinagreta con 1cda de miel + 1cda mostaza + 1cdta cúrcuma + jugo de medio limón o vinagre + 8cdas aceite de oliva. Mezclar bien, volcar sobre los bifes, tapar y llevar al horno pre calentado medio, tapado con aluminio, hasta que esté tierno.

Aparte, mezlcar 2tz de miga de pan o pan rallado + 3cas de semillas de sésamo + un buen puñado de perejil picado + ralladura de 1/2 limón y agregá aceite de oliva para humedecer. Podés agregar queso rallado si te gusta. O levadura nutricional. Volcar la mezcla sobre los bifes y llevar al horno hasta dorar.

Si querés servirlo con hummus queda espectacular!!!

 

Artículos relacionados

Comentarios

0 comentarios

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Talleres